Barruecopardo (Salamanca)

España ha sido, históricamente, uno de los principales países productores de tungsteno (también conocido como wolframio) en Europa. La presencia de wolframita en España se conoce, por lo menos, desde 1835. Guillermo Schulz la mencionó por primera vez en la obra “Descripción Geognóstica de Galicia”.

El esplendor del tungsteno como elemento muy cotizado en la minería empezó en la Primera Guerra Mundial, continuó con la Guerra Civil española, se disparó a partir de la Segunda Guerra Mundial y siguió hasta la década de los cincuenta para alimentar la guerra de Corea.

El depósito de estaño y tungsteno situado en Barruecopardo, en la provincia de Salamanca, se ha explotado a lo largo de prácticamente todo el siglo XX.

Historia minera

En un primer momento tan solo se recogía el mineral que aparecía en superficie de forma manual pero en 1907 empezaron a llevarse a cabo labores de investigación. Inicialmente, en esta zona se extrajo ferberita, un óxido de hierro y tungsteno, que aparecía con frecuencia pseudomófico de scheelita, mineral compuesto por tungsteno y calcio.

A partir de la década de 1940 se pasó a explotar principalmente scheelita al ser el mineral más abundante en profundidad. En aquel momento, en la provincia de Salamanca había unas 31 explotaciones pero tan solo tres años después, pasaron a ser 540 debido a la importancia estratégica que tuvieron estos minerales en aquel momento como fuente de tungsteno. Barruecopardo, entre otros lugares, se convirtió así en un lugar de vital importancia.

Existen tres zonas principales que contienen filones mineralizados encajados en granito. Todos estos filones presentan la misma dirección, NNW-SSW. Por un lado está la correspondiente al Coto Minero Merladet, situado al sur del pueblo de Barruecopardo. Allí están las cortas principales (Josefita, Fuenteluenga, Luisita…), en las que la explotación se llevó a cabo a cielo abierto.

Por otro, están los parajes conocidos como Valdegallegos y Las Cabritas. En ambos casos, la mineralización consiste en filones de cuarzo con scheelita, ferberita y arsenopirita.

Restos de la antigua explotación de tungsteno en la mina de Barruecopardo (Salamanca).

En la década de 1970 la producción de scheelita rondaba las 300 toneladas por año, aunque también se recuperaban otros minerales, como la arsenopirita, que se tostaba en unos hornos situados cerca de la mina para obtener óxido de arsénico.

La mina principal de Barruecopardo cerró a principios de la década de 1980 pero años más tarde la compañía minera Saloro, dado que todavía quedaban millones de toneladas de mineral por extraer, volvió a retomar los estudios para una posible puesta en marcha. A principios de 2019 la mina a cielo abierto volvió a estar en funcionamiento, con nuevas instalaciones en las que se produce scheelita de gran calidad.

Geología

La provincia metalogenética de estaño y tugnsteno en la Península Ibérica es una de las más importantes de la cordillera orogénica Hercínica de Europa. Existen más de 150 yacimientos y cientos de indicios, que se extienden a lo largo de las provincias de La Coruña, Pontevedra, Orense, Zamora, Salamanca, Cáceres Badajoz y Jaén.

El yacimiento de Barruecopardo se encuentra en la zona Centro-Ibérica del Macizo Ibérico, dentro del Complejo Esquisto-grauváquico.. Se trata de un depósito de tipo hidrotermal filoniano asociado a rocas ígneas ácidas. El origen que se da para este yacimiento es atribuido a una microclinización de granito que movilizó el tungsteno contenido en él.

Scheelita masiva junto a cuarzo (tamaño del ejemplar: 7 cm). Procedente del Coto Minero Merladet, Barruecopardo (Salamanca).

Minerales más importantes

En Barruecopardo aparecen distintos minerales, entre ellos destacan la scheelita y la ferberita, aunque también aparecen sulfuros como la arsenopirita.

La scheelita , cuando es pura, tiene color acaramelado aunque aparece también en distintos tonos de gris y hasta negro, al haberse transformado parcialmente en ferberita.

En Barruecopardo aparecen ejemplares de ferberita pseudomófica de cristales de scheelita, aunque aparece también en forma de masas cristalinas diseminadas en los filones de cuarzo, junto a arsenopirita.

Bibliografía

  • Calvo, G. (2022). Historia de la mineralogía: geología e historia de los minerales que han cambiado el mundo. Guadalmazán.
  • Calvo, M. (2009). Minerales y Minas de España. Volumen IV: Óxidos e Hidróxidos. Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas, Madrid – Fundación Gómez Pardo.
  • Calvo, M. (2014). Minerales y minas de España. Volumen VI: Sulfatos (seleniatos, teluratos), cromatos, molibdatos y wolframatos. Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas, Madrid – Fundación Gómez Pardo.
  • Pellitero, E. (1981). Factores geológicos y genéticos en los yacimientos wolframíferos del norte de la provincia de Salamanca. Cadernos do Laboratorio Xeolóxico de Laxe: Revista de xeoloxía galega e do hercínico peninsular, 2, 2, 245-258.

Galería