Fuentes de Ebro (Zaragoza, Aragón)

En Aragón aparecen amplios depósitos de materiales sedimentarios evaporíticos de halita, como en Remolinos, pero también de yeso, un ejemplo es la zona de Fuentes de Ebro. De hecho, en algunos puntos, este yeso aparece de forma suficientemente compacta, regular y translúcida como para usarse en escultura, fabricación de objetos decorativos y como roca ornamental en el sector de la construcción. Este alabastro, una variedad microcristalina de yeso, es precisamente uno de los productos más relevantes de la zona.

Desde época romana se extrae alabastro en la región y se ha empleado para diversos fines. Destacan importantes obras de arte realizadas como el retablo de Damián Forment, situado en la Catedral-basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza.

En varias de las canteras que hay dedicadas a la extracción de alabastro han aparecido cristales de yeso de gran belleza y tamaño, reconocidos incluso a nivel mundial.

Geología

En Aragón, junto parte de las comunidades de Cataluña, Navarra y La Rioja está la llamada Depresión Terciaria del Ebro. Se trata de una depresión resultante de una continuada subsidencia que, con un carácter migratorio de N a S, se produjo desde el comienzo del Cenozoico hasta finales del Mioceno.

La depresión se fue rellenando fundamentalmente con sedimentos continentales terciarios. Estos sedimentos corresponden a facies evaporíticas de formaciones lacustres en ambientes continentales, interestratificados con niveles arcillosos o margosos, en un régimen con carácter netamente endorréico.

Fotografía de una cantera de Fuentes de Ebro en la que se pueden ver los distintos niveles.

La distribución de los materiales sedimentarios en la depresión se corresponde con el modelo clásico de relleno de cuenca, presentándose una clara zonación, desde los depósitos detríticos gruesos, conglomeráticos y areniscas en los bordes de la cuenca, a detríticos finos que pasan gradualmente a margas, carbonatos y materiales evaporíticos, yesos y materiales salinos, en el centro.

La serie existente de la zona de Fuentes de Ebro tienen edades correspondientes al Mioceno (Aquitaniense-Vindoboniense) y Cuaternario. El conjunto tiene una potencia de unos 30 metros, que incluyen dos niveles de alabastro utilizables de alrededor de 1,5 metros de potencia cada uno.

Cristales alargados de yeso sobre alabastro de Fuentes de Ebro.

Minerales más importantes

En Fuentes de Ebro, los minerales más abundantes son el yeso, el alabastro y, ocasionalmente, puede aparecer algo de epsomita.

El alabastro aparece en forma de bolos de hasta 1 metro de diámetro, separados unos de otros por margas o yeso laminar o fibroso.

El yeso aparece de dos maneras diferentes: en forma de cristales lenticulares, normalmente agrupados y entrecruzados entre sí, entre los bolos de alabastro o en forma de cristales alargados situados en huecos
formados por la infiltración de aguas superficiales
entre los bolos de alabastro o por corrosión parcial de alguno de estos bolos.

Estos cristales alargados de yeso son en realidad maclas según una ley particular, combinación de contacto e interpenetración a lo largo de un plano (101) de dos individuos de desarrollo desigual, descrita precisamente por primera vez en ejemplares de esta localidad.

Bibliografía

  • Calvo, M y Calvo, G. (2003). Fuentes de Ebro. Bocamina 11, 4-22.
  • Calvo, M. (2014). Minerales y minas de España. Volumen VI: Sulfatos (seleniatos, teluratos), cromatos, molibdatos y wolframatos. Fundación Gómez Pardo.

Galería