Dureza y raya de los minerales

DUREZA

La dureza de un mineral se determina en función de lo fácil o difícil que es rayarlo con otro material, ya sea otro mineral, una placa de vidrio, una moneda, la uña, etc.

En 1822, el geólogo alemán Friedrich Mohs propuso una clasificación muy sencilla que todavía se sigue usando en la actualidad y que permite ordenar los minerales de más blandos a más duros, por este motivo, la escala que se emplea lleva su nombre. No es un método muy preciso ni sigue una escala lineal, pero puede resultar útil a la hora de identificar algunos minerales.

Esta escala tiene un total de 10 divisiones, correspondiendo el 1 al mineral más blando y 10 al más duro. Básicamente, esta clasificación nos indica que un mineral con una dureza determinada es capaz de rayar a todos aquellos que tienen una dureza inferior a él y es rayado por todos los que tengan una dureza superior. Por ejemplo, si un mineral es rayado por el corindón (dureza 9) pero este raya al topacio (dureza 8), podemos deducir que su dureza está entre los valores 7 y 8.

Los minerales más blandos, como el talco (dureza 1) o el yeso (dureza 2) se pueden rayar fácilmente con la uña, como el grafito o el azufre. La calcita (dureza 3) se pueden rayar con una moneda de cobre, el apatito (dureza 5) y la ortosa (dureza 6) se pueden rayar con un vidrio, el cuarzo (dureza 7) raya al vidrio y se puede rayar con una punta de acero, como la de un cuchillo y el diamante (dureza 10) raya a cualquier otro mineral.

Aunque la dureza de los minerales suele ser siempre la misma en todas las direcciones e independiente del tipo de morfología de este, existe una excepción. La cianita, que suele aparecer en forma de cristales prismáticos alargados, presenta dos durezas distintas. Si lo rayamos de forma paralela a la longitud del cristal, su dureza está entre el 4,5 y el 5,5. Sin embargo, si se raya de forma perpendicular, está entre 6,5 y el 7. Esto hace que en joyería resulte un poco más complicado de tallar.

Escala de dureza de Mohs con los minerales más representativos – MVM.

RAYA

La raya o huella de un mineral es el color que presenta cuando está pulverizado. Suele ser siempre el mismo para cada mineral y puede diferir considerablemente del color que presenta el propio mineral en muestra de mano. Aun así, en el caso de los minerales idiocromáticos (aquellos que presentan siempre el mismo color) el color de la raya suele coincidir o ser algo más clara que el de la muestra. En el caso de los minerales alocromáticos (que pueden presentar distintos colores) tienden a tener una raya de color blanco o muy poco coloreada.

La forma más sencilla de ver de qué color es la raya de un mineral es rayando con él una placa de porcelana de color blanco.

Raya de la galena, de color gris.
Raya de la goethita, de color amarillento.
Raya de la hematites, de color rojizo.
Cristales de galena con esfalerita y dolomita  (Camaleño, Cantabria).
Goethita botroidal (La Unión, Murcia).
Hematites botroidal (Villafranca de Córdoba, Córdoba).

Más propiedades de los minerales: